Estamos diseñados para andar

This post is also available in: English

Quizás ya lo he dicho: Estamos diseñados para caminar. Desde el principio, la humanidad se ha desplazado de un lugar a otro. Durante mucho tiempo, no había otra forma de hacerlo que a pie, por lo que nos veíamos obligados a ser extremadamente cuidadosos con lo que cargábamos en nuestros fardos. Seguro que has leído, oído o experimentado en caso de que hayas hecho el Camino. Tiene muchas similitudes con la vida misma y esta es la primera. Podemos cargar (soportar) una cantidad limitada de peso (responsabilidades y obligaciones) por lo que debes elegir cuidadosamente lo que metes en tu mochila para no desfallecer.

Una vez que has elegido lo que llevas en la maleta, se eliminan muchas distracciones y puedes centrarte en las sensaciones que recibes a través de tus sentidos: el silencio o una conversación, la belleza del paisaje, el sonido de tus pasos, el calor o el frío, el cansancio y la felicidad de completar un área complicada, tener sed y hambre para decidir dónde parar… Si te lo permites y aguantas la impresión de escuchar tus propios pensamientos durante más de quince minutos, puedes descubrir nuevos puntos de vista o alternativas que no habías considerado antes. En la metodología del Design Thinking eso se conoce como reencuadre. Incluso científicos de Stanford han identificado el caminar como momentos en los que tu cerebro se permite ser más creativo e innovador.

alone autumn mood forest cold countryside designed to walk backpack
Photo by Gabriela Palai on Pexels.com

Menos es más

Por eso siempre se puede aplicar el «menos es más». Rápidamente aprendes la diferencia entre «lo quiero» y «lo necesito», si no, pregúntale a los responsables de las oficinas de correos y de las empresas de logística a lo largo del Camino cuántas veces han enviado cajas llenas de cosas de peregrinos que pensaban que no podrían sobrevivir sin 10 kg a la espalda. Incluso cuando pienses que no es posible llevar menos cosas, puedes seguir quitando algunas siguiendo unas reglas básicas cuyo objetivo es tener cuidado con los «por si acaso».

Dentro del capítulo «diseñado para caminar» se cubren secciones sobre cómo elegir las botas, la mochila, la ropa y los bastones de trekking. Pero esos temas ya están bien cubiertos por una gran cantidad de posts que puedes encontrar fácilmente buscando en Google y YouTube. En mi caso, y debido a mi afición a torcerme los tobillos, siempre prefiero las botas de trekking en lugar de las zapatillas de trekking. Es el artículo en el que más dinero me gasto.

También para la mochila

Después, la mochila. Según mi experiencia, no se necesitan más de 40l incluso en invierno, cuando la ropa es un poco más gruesa y el saco de dormir debe soportar más temperatura por si no hay calefacción en el albergue. Para caminar durante la primavera, yo recomendaría uno de 28-30l. Recuerda también el uso que le darás a todo este equipo una vez que termines tu aventura para valorar la inversión que haces aunque, para la mayoría de nosotros, siempre habrá una próxima vez.

Y por favor, sal a caminar al menos un par de veces más de 10km para ser consciente de tus sensaciones con el equipo que vas a utilizar. Sé que es una frase fácil, pero usa tu sentido común. Si no te sientes cómodo con las botas de alta montaña, cómprate unas zapatillas de correr. Si no te acostumbras a los bastones de trekking, camina sin ellos. Por si acaso, tenlos cerca de ti al menos para el plumón y los perros).

Simplicity: just walk

Estamos diseñados para caminar, pero sufrirás. En algún momento sufrirás. Pero no pasa nada. Te sorprenderás de lo que eres capaz de soportar cuando elimines la queja continua de la ecuación. La variable «vergüenza» aparece cuando te quejas por una ampolla cuando ves a un par de viejos japoneses que apenas pueden mover el pie y se paran a desear «Buen Camino».

Cuando entiendes que puedes parar para descansar y cuidarte sin necesidad de seguir el ritmo de otra persona. Y cuando escuchas que alguien se detiene y te pregunta «¿estás bien?». Y sabes que le importa de verdad.

Esta es una de las cosas que más engancha del Camino. Todos caminando, en el mismo lío, cierto, pero con la certeza de que si pides ayuda, alguien te ayudará. Y si alguien te pide ayuda, tú le ayudarás. Así de sencillo.